Códigos deontológicos

por

S

iempre andamos diciendo que el periodismo está en crisis. Ya nadie lee, la gente apenas se informa y las fake news vuelan en el espacio áreo y heterogéneo de internet. Ahora me pasan un bulo, y voy y me lo creo. Si es que ya puede informar cualquiera. Bueno, informar, informar, no sé que decirte, porque aquí llega uno se hace un blog y hale, periodista e informador. En un par de días estará reclamando su Pullitzer. Los grupos de Facebook se atiborran a medias verdades, a mentiras enteras y a opiniones en mayúsculas. Los redactores en diarios digitales no saben cómo vender un titular del último peinado de Neymar. A mí que carajo me importa si lleva un moño o no este tipo. Por cierto, acuérdate de que mañana se te caduca el bono transporte; Ya podrían pagarme eso al menos, pero bueno, va, que aquí estoy aprendiendo mucho y bien. Cuantos quisieran.

La profesora nos ha mandado comentar en un foro sobre no sé que rollos de Aristóteles. No está mal, la verdad. La de años que hace que se escribió aquello de retórica y poética y todavía hoy sigue vigente, ¡hasta en Internet! A ver si os lo puedo contar un poco por encima.

Topoi es aquello que designa los conocimientos que se suponen admitidos por la sociedad o, lo que es lo mismo, los principios o garantías para respaldar los argumentos. Ethos está relacionado con la honestidad, el respeto o el prestigio que inspira la fuente de argumentación. Pathos busca las emociones y sentimientos del auditorio. Logos se refiere a la natuarelaza de los razonamientos y evidencias encaminadas al raciocinio del auditorio.

Pongo la televisión y casi vomito. De verdad. No les dejan en paz. Retransmisiones en directo durante 24 horas de Totalán. Planos lejanos y ocultos de la cara del padre de Julen roto por el dolor. Análisis vacuos desde plató y llamadas de telespectadores que sí, que lo sienten mucho, pero que ellos tienen su propia teoría. Es que, a ver, 25 cm es muy poco diámetro y además me han pasado un texto por Whatsapp  que mira lo que dice, que estaba todo planeado. No sé, no sé, es todo muy raro. Menos mal que está Maldita.es desmontando bulos, a ver si va a resultar ahora que Sherlock Holmes era de La Alcarria y nosotros sin saberlo.

En el texto de la profe pone otro concepto ideal para sacar a relucir: La túnica ensangrentada. Tras el asesinato de Julio César, Antonio da un discurso en el foro romano mostrando la túnica ensagrentada y acuchillada de Julio César. Tal fue el fervor que despertó el orador que los receptores quemaron allí mismo el cádaver y se lanzaron en buscar de los asesinos a sus respectivas casas. Los foros no los frecuentamos mucho, para que engañarnos; ahora, la de hora que echamos delante de la pantalla del móvil es digna de estudio (que los hay). La espectacularización se apodera de todo tipo de noticias: social, economía, política, deportiva. Da igual. Tiene que haber morbo, si no, no vende.

Los códigos deontológicos no son las novelas de Joël Dicker, pero son necesarios tenerlos en cuenta para informar. no podemos abusar del periodismo carroñero, muy bien descrito por David Torres. El Pathos no puede comerse al Ethos. Las noticias son derechos constitucionales antes que dinero. Los reality en torno a la muerte de Julen han sido vergonzosos. La búsqueda de la entrevista del año con los mineros patética y el intento de conseguir declaraciones de los padres del pequeño vomitivas. Cuando saquen la película de lo sucedido no cuenten con mi dinero.

1

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *