No hay ninguna censura que se parezca a la de ‘1984’

por

R

evisando la prensa he encontrado una noticia más que interesante sobre George Orwell. Al parecer, el claudicado escritor y periodista, contrajo la tuberculosis en su paso por la guerra civil española lo que conllevó a su muerte en 1950, según un estudio científico que publicó The Times. Durante esta etapa el escritor escribió su famosa obra ‘Homenaje a Cataluña’. En esta obra el escritor se saltaba una de las reglas principales del periodismo, que es la de no hablar sobre uno mismo en la noticia, aunque la ocasión lo merecía , ya que Orwell recibió un disparo en la garganta.

“Ninguna de las personas con quienes hablé en ese periodo —médicos, enfermeras, practicantes o pacientes— dejó de asegurarme que un hombre que sobrevive a una herida en el cuello es el ser más afortunado de la tierra. No pude dejar de pensar que habría sido aún más afortunado si la bala no me hubiera tocado” aseguró el periodista. Por desgracia el asesino no lo encontró en el plomo de la bala sino en una enfermedad silenciosa.

Con motivo de esta noticia, os dejo la entrevista que le hice hace meses a Roberto Breña, profesorc on un doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid y estudios de post Grado en Teoría Política en la
Universidad de McGill (Montreal), y lo que es más importante, profesor especializado en George Orwell. El profesor Breña me habló sobre la vida de Orwell, la libertad de expresión en democracias occidentales y las fake news.

 

P- En primer lugar profesor, ¿Quién era Orwell?

Para comenzar decir que el nombre real de George Orwell es Eric Blair, cambiaría después su nombre para utilizar el nombre de George Orwell como su nombre literario. George Orwell nace en la India, en 1903. Y morirá 46 años más tarde en enero de 1950. Su infancia es una infancia, a juzgar por los propios escritos de Orwell, más infeliz desde lo que algunos testimonios de algunos compañeros que tuvo Orwell en la escuela. Una infancia infeliz que se prolonga también con una adolescencia infeliz y aquí la escuela la que logra ir Orwell es Hiton. Entra en Hiton no porque su familia tenga recursos económicos, en realidad no los tiene, entra a Hiton porque sacó una beca, no destaca en Hiton, en realidad Orwell no fue un buen estudiante, y con 20 años decide irse a Birmania a formar parte de la policía imperial del país. De 1922 a 1927 Orwell es parte del aparato imperial británico. Regresa a Inglaterra en el 27 y son los cinco años siguientes en los que Orwell se convierte casi literalmente en un pordiosero (vagabundo). Es esta parte de su vida la que el relata en su obra “Sin blanca en parís y Londres”.

P- Algo que me llama la atención a la hora de leer sus obras, sobre todo obras como “rebelión en la granja” y “1984”, ¿Cuáles fueron los principales hechos que marcaron sus críticas a la URSS?

En realidad ninguno de esos dos libros es nada más una crítica a la URSS, es una crítica al fascismo, al nazismo. Esto se repite con demasiada frecuencia. Pero si tú lees, si no recuerdo mal, el preámbulo de la versión ucraniana de “Rebelión en la granja”, él lo dice con todas sus letras, esto no es solo una crítica a la Unión Soviética, es una crítica al fascismo en general. Entonces claro con el nazismo, el fascismo, el comunismo teniéndolos allí a la vuelta de la esquina, tenía mucha tela de dónde cortar digamos. Son críticas que van más allá del estalinismo. Y eso no hay que perderlo de vista, de hecho le quedaban geográficamente más cercana Alemania y además había sido enemiga de Inglaterra, después poco más se apodera de Inglaterra  en el 1941. Entonces por supuesto después de la guerra la crítica se concentra en el estalinismo, pero hasta 1945 Orwell tenía en mente no solamente a Stalin, sino también al nazismo y al fascismo.

Si 1984 se ha convertido en un best seller otra vez a partir de Trump tiene mucho más que ver con la cuestión de estos famosos alternative facts y las fakes news

P- Orwell ha vuelto recientemente a la escena después de un montón de años con la victoria de Donald Trump, tras la cual el libro ‘1984’ se disparó en ventas y cada vez son más las obras, artículos o reportajes que le mencionan, ¿por qué ha sucedido esto?

Bueno lo más fácil sería decir que Trump se parece un poco al Gran Hermano, pero en realidad es una comparación que yo creo que no es real. Si 1984 se ha convertido en un best seller otra vez a partir de Trump tiene mucho más que ver con la cuestión de estos famosos alternative facts y las fakes news. La frontera entre la verdad y la mentira con Donald Trump es algo muy evidente, y esto recorre buena parte de ‘1984’, cualquiera que lo haya leído lo sabe. Vamos a decir que el resurgimiento de ‘1984’ tiene mucho más que ver con eso que entre andar haciendo comparaciones fáciles entre Trump y Stalin o entre Trump y Hitler, que la verdad me parecen golpes de efecto, pero en realidad el libro, insisto, yo creo que se ha vuelto a vender mucho más por la cuestión de los famosos alternative facts. A los que contribuye muy claramente los nuevos medios electrónicos, que difunden mentiras con una facilidad asombrosa y que la gente las compra con una facilidad asombrosa.

Donald Trump

P- ¿existe algún tipo de censura en la actualidad en países democráticos?

Si lo escarbas y lo buscas habrá cientos de tipos de censura que podrá encontrar en todas las democracias occidentales, pero hacer un parangón entre ese tipo de censura y la censura de ‘1984’ está completamente fuera de lugar. No hay ninguna censura que se parezca a la  de ‘1984’, de entrada porque en ‘1984’ es algo más que censura, es inventar la historia. La verdad es que a menos que haya una conspiración y no seamos capaces de darnos cuenta de eso no hay nada similar en las democracias occidentales contemporáneas. Hay maneras de presionar más que de censurar, eso seguirá existiendo siempre, pero comparar eso con ‘1984’ me parece que estaría completamente fuera de lugar, flaquísimo favor le hacemos a Orwell y flaquísimo favor le hacemos a la realidad actual.

¿planteamientos que inciten al odio tienen el mismo derecho de ser publicados que otro tipo de planteamientos?, yo creo que no

P- En una entrevista, Orwell definió la libertad de expresión diciendo que es decir lo que la gente no quiere oír y expresó su preocupación por la libertad de expresión en el futuro, que opina usted sobre eso.

Es cierto que muchas de las predicciones de Orwell se cumplieron, pero muchas otras no, lo que pasa es que siempre nos fijamos en las que sí se cumplieron. Pero yo observo las democracia occidentales contemporáneas y veo libertad de expresión, no te puedo decir que ilimitada, pero prácticamente ilimitada. Yo estoy hablando de democracias occidentales, no estoy hablando de otro tipo de regímenes, y estas son las que le preocupaban principalmente a George Orwell. Entonces en ese sentido las predicciones de Orwell yo te diría que, no sé si llamarlas tremendistas sería un exceso, pero en todo caso claramente no se cumplieron.

P- En el prefacio de rebelión en la granja, en la versión española hay una pregunta que me gustaría hacérsela a usted, ¿tiene cualquier opinión, por impopular o absurda que sea, el mismo derecho a ser publicada?

Si hablamos de términos de popularidad, no te podría contestar si tiene el mismo derecho, pero creo que tu pregunta va más allá, ¿planteamientos que inciten al odio tienen el mismo derecho de ser publicados que otro tipo de planteamientos?, yo creo que no, y por supuesto que un libertario me puede decir algo como que eso es limitar la libertad de expresión, bueno si los planteamientos incitan de manera clara al odio yo no tendría ningún problema con poner ciertos límites. Tendríamos que ir caso por caso. Me agrada incluso ver mucho de los textos de Orwell para pensar que una cosa es defender la libertad de expresión y otra cosa es que absolutamente todo se vale, yo creo que ahí existe una línea.

0

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.