La nueva generación política

por
Tras la llegada de Pablo Casado a la presidencia del Partido Popular, los líderes políticos han completado una metamorfosis hacia un nuevo plantel político inédito en España
 

“Si es que en pleno siglo XXI, no puede estar de moda ser de izquierdas, pues si son unos carcas. Están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no sé quién, con la memoria histórica…” decía Pablo Casado en el año 2008 a un pabellón efervescente loando al orador del Partido Popular. Más allá de las opiniones al respecto de esta sentencia, bien es cierto que la misma evidencia un fenómeno que venimos viendo desde hace algún tiempo que es el progresivo cambio de los políticos españoles en la actualidad

Como en muchas ocasiones, estas reflexiones son fruto de largas conversaciones con colegas y amigos, y fue en una de ellas en la que me paré a pensar en la transformación de las estrategias desarrolladas por diferentes partidos políticos en nuestros días. Los mensajes se han matizado al milímetro, la escena pública se ha visto desbordada con la llegada de plataformas digitales y, en última instancia, con la llegada de Casado a la presidencia del PP, la imagen de los líderes políticos ha evolucionado a una fórmula más cercana al marketing que a la política.

En contraposición, en la actualidad podemos observar nuevos líderes políticos renovados , con equipos dinámicos y con figuras carismáticas

A mí juicio, la nueva política española ha sufrido diferentes procesos de cambio en distintas áreas debido a muchos factores, pero hay uno determinante que me llama especialmente la atención, y es el de recuperar el voto del electorado más joven. En muchas conversaciones mantenidas con amigos y amigas hace tiempo recuerdo que muchos estaban muy alejados del bipartidismo PP-PSOE. Les aburría. “Es siempre lo mismo” o “Total, no va a cambiar nada, lo único que quieren es robar” eran argumentos habituales de muchos jóvenes que se alejaban más y más de la temática política.

En contraposición, en la actualidad podemos observar nuevos líderes políticos renovados , con equipos dinámicos y con figuras carismáticas, como Pedro Duque, que causó muy buenas expectativas al aparecer como ministro de ciencias, innovación  y universidades; que se desenvuelven como pez en el agua en diferentes plataformas digitales y que, en definitiva, han adaptado la política a las nuevas generaciones. Otro factor clave es la edad de dichos líderes políticos, pues el líder político más mayor de los cuatro principales partidos políticos españoles es Pedro Sánchez con 46 años. He aquí algunos factores clave para entender cómo ha llegado la política española a este punto:

Fin del bipartidismo

En el año 2011, en plena crisis económica, con la irrupción del movimiento 15-M y, posteriormente, la llegada de Podemos a la escena política, estalló el viejo sistema bipartidista en mil pedazos. La Plaza del Sol de Madrid se llenaba hasta la bandera. No cabía un alma. Pudiere parecer la final de un mundial o el preludio a la nochevieja, pero no; simplemente era una sociedad aclamando reformas a un país muy debilitado por consecuencia de una fuerte crisis económica y política.

Fue después de estos días cuando el sistema empezó a tornarse distinto a lo que estábamos habituados. La fórmula ya no era PP, PSOE o, en última instancia, Izquierda Unida, sino que aparecían el naranja y el morado para hacer el lienzo más rico en contrastes. Si bien Ciudadanos nació en 2005, fue casi 10 años después cuando el partido catalán daría el paso a la política nacional, con la obtención de dos eurodiputados en las elecciones europeas de 2014, consolidándose como la opción del centro derecha en España.

Este nuevo sistema de cuatro partidos fuertes puede considerarse el principal hecho que determinaría las consecuentes evoluciones posteriores en nuestra política. Podemos, en concreto, acogió el voto de muchos jóvenes cuando entraron en escena. De hecho, en el año 2016 el grueso de votantes de la formación morada (el 33,8% del electorado) eran personas que oscilaban entre los 18 y los 34 años, según informa la plataforma digital especializada en comunicación política politizien.

Podemos no era el único partido en el año 2016 que absorbió buena parte del electorado más joven. Ciudadanos apareció como una opción muy sólida para muchos jóvenes ya que, según la plataforma digital especializada en estudios sociales y de opinión Metroscopia, la franja que va desde los 18 hasta los 34 años, posee el 22% del electorado del partido naranja. También hay que señalar que el grueso del partido por entonces estaba conformado por votantes de entre 35 y 54 años, a lo que hay que añadir las actualizaciones pertinentes que han alzado al partido de Albert Rivera recientemente tras episodios como el proceso independentista catalán.

Con las nuevas formaciones políticas se evidenciaba el descontento del sector más joven de la población con las formas de poder tradicionales. Tanto es así, que en las elecciones del 2015 el partido socialista consensuó su peor resultado electoral de la historia, con 90 escaños y el 22,02 por ciento de los votos.

Nuevo mercado laboral

En reiteradas ocasiones, los principales cambios ocurridos en la sociedad en los últimos 20/30 años han tenido como protagonista al capitalismo, las nuevas tecnologías o la globalización. En un mundo hiperconectado, en el que el sector servicios se ha intensificado de manera abundante y las nuevas tecnologías han implantado nuevas empresas y puestos de trabajo, muchos discursos políticos han tenido que ser matizados para adaptarse mejor al “nuevo mundo”.

Pese a que aun es temprano para notar grandes cambios a nivel de regulación laboral debido a las TICS, algunos conceptos recientes como el Crowdfunding, la economía colaborativa o el teletrabajo se empiezan a materializar en una sociedad cada vez más digitalizada. Empresas como Airbnb, Cabify, Netflix o Amazon han creado un nuevo entorno que dista mucho del que hubiere hace apenas 15 o 20 años. Todavía es pronto para adivinar las futuras estructuras empresariales, aunque si algo está claro es que las nuevas tecnologías y las plataformas digitales van a estar presentes con mayor fuerza aún.

Por dar un ejemplo, tras el éxito mundial de Airbnb, el alquiler de muchas viviendas en zonas céntricas de ciudades como Madrid o Barcelona se han disparado a precios irrisorios en algunos casos. Tanto es así, que recientemente el PSOE quiso sacar adelante una propuesta de ley de alquiler asequible para paliar los precios de los alquileres recuperando contratos de arrendamiento y estableciendo la subida de la renta sujeta a la evolución del IPC. Los alquileres en muchas ocasiones se han vuelto inaccesibles, siendo esta situación más acentuada en personas jóvenes. Sin embargo, esta propuesta fue contestada con un veto del Gobierno.

Todas estas dosis de licores sociales, económicos y políticos han hecho una ecuación muy complicada en la que las nuevas generaciones están más preparadas que nunca y sin embargo tienen escasas oportunidades como tuvieron generaciones anteriores

Otro ingrediente es la constante globalización de la sociedad occidental que da como fruto un sistema económico hiperconectado y bursátil en el que las nuevas generaciones entramos en un mundo laboral muy distinto (salvando excepciones) al que estuvieran nuestros padres. Un factor determinante que es reflejo de este nuevo mercado es el aprendizaje de nuevos idiomas desde edades muy tempranas. Es cada vez más habitual ver puestos de trabajo en los que se requieren altos niveles de inglés, por ejemplo, en contraposición de los trabajos desarrollados por las generaciones anteriores, más centrados en un trabajo físico que no requerían tanto aptitudes comunicativas o el manejo de plataformas o herramientas digitales.

Todas estas dosis de licores sociales, económicos y políticos han hecho una ecuación muy complicada en la que las nuevas generaciones están más preparadas que nunca y sin embargo tienen escasas oportunidades como tuvieron generaciones anteriores. Algo casi inédito, pero que es una realidad con la que muchas personas tienen que lidiar a diario.

La mujer

Sin duda la protagonista por antonomasia de la evolución de la sociedad a diferentes escalas hasta llegar a la actualidad. Si nos centramos en España, la mujer ha sido determinante desde la caída del régimen franquista en el año 1975. Con una progresiva inclusión al mercado laboral, las mujeres pusieron en evidencia la necesidad de dicha inclusión, derribando la hasta entonces discriminación sexual que el país padecía.

Por desgracia, este progreso inclusivo puso en evidencia otro de los males endémicos de España, que es la mala conciliación de la vida laboral y familiar que las mujeres poseen en el país. En el 1975 la tasa de natalidad de España se situaba en 2,79 hijos por mujer mientras que en 2017 España registró 391.930 nacimientos, situándose la tasa de natalidad en 8,4 nacimientos por cada mil habitantes, siendo esta cifra la más reducida de toda la serie histórica, según informó el “Movimiento Natural de la Población” del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

La legislación actual garantiza diferentes derechos a la mujer, así como la no discriminación por motivo de género. Sin embargo, la realidad dista en muchas ocasiones de la legislación, pues fenómenos como la brecha salarial, la discriminación sexual o la violencia de género siguen siendo algunos de los problemas que las mujeres sufren en la actualidad. El nuevo gobierno socialista quiere regular nuevas medidas en materia de género que han sido muy comentadas y criticadas por diferentes sectores de la sociedad, como la inclusión del vocabulario dentro de la Constitución o la propuesta que lanzó la ministra de igualdad, Carmen Calvo, por la que cualquier acto sexual sin un ‘sí’ expreso sea delito.

Todas estas variables han derivado en una nueva clase política que ha renovado su imagen por completo. Atrás quedaron los debates en la uno entre rojos  y azules, dando paso a batallas dialécticas vía Twitter en los que, como si de un combate de boxeo se tratara, los púgiles buscan un K.O directo para su rival a base de zascas. Esperemos que las próximas actuaciones no sean solo de 140 caracteres.

2

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *